eco farming logo

Inicio Hermandad Trinitarios
23
Jul
2011
Trinitarios PDF Imprimir E-mail

 

La Orden trinitaria

La Orden de la Santísima Trinidad (Trinitarios) es una familia religiosa fundada por el francés Juan de Mata (1154-1213) con Regla propia, aprobada por Inocencio III el 17 de diciembre 1198 con la bula Operante divine dispositionis. Es la primera institución oficial en la Iglesia dedicada al servicio de la redención con las manos desarmadas, sin más armadura que la misericordia, y con la única intención de devolver la esperanza a los hermanos en la fe que sufrían bajo el yugo de la cautividad.

San Juan Bautista de la ConcepciónCon rasgos profundamente evangélicos, Juan de Mata funda un nuevo y original proyecto de vida religiosa en la Iglesia que conecta la Trinidad y la redención de cautivos: la orden es Orden de la Santísima Trinidad y de la redención de cautivos, las casas de la orden son casas de la Santa Trinidad para la redención de los cautivos, y los hermanos de Juan de Mata son hermanos de la Santa Trinidad y de la redención de cautivos.San Juan Bautista de la Concepción

La Regla escrita por Juan de Mata es el principio y fundamento de la Orden Trinitaria. Adaptada a través de ochocientos años por la tradición, y principalmente por el espíritu y la obra del Reformador Juan Bautista de la Concepción, se desarrolla en las Constituciones trinitarias aprobadas por la Santa Sede.

La tradición trinitaria considera a Felix de Valois cofundador de la Orden y compañero de Juan de Mata en el desierto de Cerfroid, en las cercanías de París. En Cerfroid se estableció la primera comunidad trinitaria y se la considera casa madre de toda la Orden.

La reforma de la Orden Trinitaria fue obra de san Juan Bautista de la Concepción (1561-1613). En Valdepeñas (Ciudad Real) se establece la primera comunidad de trinitarios descalzos. Con el breve Ad militantes Ecclesiae (1599) el papa Clemente VIII da validez eclesial a la Congregación de los hermanos reformados y descalzos de la Orden de la Santísima Trinidad, instituida para observar con todo su rigor la Regla de Juan de Mata. Juan Bautista de la Concepción fundó 18 conventos de religiosos y uno de religiosas de clausura. Vivió y transmitió un intenso espíritu de caridad, oración, recogimiento, humildad y penitencia, poniendo especial interés en mantener viva la entrega solidaria a los cautivos y a los pobres.

 

La fundación en Málaga

Ayudados por el Excmo. Sr. D. Francisco Gómez de Sandoval, Duque de Lerma, Primer Ministro del Rey Felipe III, la Orden de los Trinitarios Descalzos se extendió rápidamente por varias ciudades españolas, principalmente andaluzas. Y es el 15 de Junio de 1633, cuando una Bula del Papa Urbano VIII autoriza la fundación de "Casas regulares de la Orden, para alabanza y gloria de Dios, una en Villarrobledos, Diócesis de Toledo, otra en San Clemente, Diócesis de Cuenca, otra en la Ciudad de Málaga y otra en Antequera, Diócesis de Málaga, aunque no se tenga consentimiento para ello de las otras Casas Regulares de las citadas poblaciones".

Plano del ConventicoA pesar de contar con esta autorización, la fundación del Convento de Málaga fue pródiga en incidencias, pleitos, querellas y otra índoles de altercados entre los Descalzos y las demás Ordenes ya asentadas.

Así, siendo Gobernador de la Ciudad Diego Fernández de Córdoba, se presentó en la ciudad para facilitar la nueva fundación el Provincial de la Orden, Fray Pedro de la Ascensión, trayendo consigo la mencionada Bula de Urbano VIII y una Licencia de las Cortes del Reino con fecha 26 de Febrero de 1647. Corría el año 1654 y con estas concesiones y la autorización del Ayuntamiento y del Cabildo Eclesiástico, se dirigió al prelado Gaspar de la Cueva, quien dilata la autorización presionado por las demás órdenes religiosas establecidas ya en Málaga, argumentando que era demasiada carga para sus feligreses sustentar un nuevo convento con sus limosnas. Los religiosos descalzos alegaban que no existía templo alguno, excepto San Juan, en el centro comercial para dispensar los Sacramentos; además, están a las puertas de Ceuta, lugar de frecuentes venida de cautivos rescatados y asistidos.

Muerto Gaspar de la Cueva, el Previsor y Vicario General en sede vacante, Diego de Castro y Bermúdez, sentenció en favor de los Trinitarios, a cuyo fallo apelaron al Tribunal Metropolitano, y éste dictaminó la conveniencia de fundar el Convento Trinitario, y todo ello con el respaldo del Tribunal del Nuncio.

Con esta sentencia, los Padres Trinitarios Descalzos se posesionaron de su Iglesia de forma provisional, tomando como Titular el Misterio de la Purísima Concepción. La Iglesia se instaló en las casas de Don Agustín de Uceda, que servían antes de Consulado. Posteriormente, en 1655, el Cardenal Diego Martínez de Zarzosa autoriza definitivamente la construcción del convento, que los Trinitarios Descalzos pondrían bajo la advocación de Nuestra Señora de Gracia, y que sería más tarde conocido con el nombre de "El Conventico".

 

Los trinitarios y las cofradías

El rescate de cautivos y la atención a los más desfavorecidos, especialmente a través de los hospicios y hospitales, requerían grandes esfuerzos económicos por parte de la familia trinitaria. La aportación de la tercera parte de los bienes propios se hacía insuficiente.

Tanto Obispos como Papas divulgaron y fomentaron la obra de la Orden Trinitaria a través de sus cartas y encíclicas, en las cuales alentaban a los cristianos a realizar aportaciones con el fin de ayudar a los más desfavorecidos a través de los trinitarios para conseguir gracias divinas.

Además de hacer peticiones a los familiares de los moradores del convento y a sus empleados, los trinitarios se apoyaban en las cofradías para lograr los recursos necesarios a cambio de indulgencias parciales o totales, de elegir confesor y de poder ser sepultados en los cementerios conventuales.

Así, en torno a los conventos trinitarios se organizaron hermandades y cofradías con el propósito de realizar aportaciones económicas, bien de una sola vez a su ingreso en la misma, bien con cuotas mensuales, con la obligación de ayudar a la postulación y cobijar a los trinitarios transeúntes en su peregrinar.

Con el fin de dar propaganda a sus intenciones se publicaban cartas de hermandad donde se exponían sus intenciones y las indulgencias concedidas a quienes se inscribían. Además, como distintivo de pertenecer a dicha hermandad se utilizaba un escapulario con la cruz trinitaria. También se organizaban procesiones por las cercanías del convento y de la sede de la hermandad para recaudar fondos y recordar las desgracias de los cautivos y desfavorecidos.

Carta de HermandadEstas cofradías se denominaban tradicionalmente de la Santísima Trinidad y algunas añadieron y de la Virgen de Remedio. Clemente VIII, en 1604, reglamentó sus fundaciones, las indulgencias, la elección del confesor... Tras la petición de cuatro o seis personas del lugar, y con la autorización del Ordinario eclesiástico y el consentimiento de la Orden, sólo podía crearse una cofradía por villa o ciudad. Se eliminó la cuota de ingreso y se añadieron indultos e indulgencias sólo para las prácticas espirituales, dejando libertad para establecer la contribución material, sólo con la condición de darla a un superior trinitario.

Aunque las indicaciones se hacían de forma general, algunas cofradías adquirían ciertas peculiaridades según las características de la zona y las singularidades de la actividad trinitaria. Posiblemente, así surgió en Málaga la Hermandad del Rescate a finales del siglo XVII.

Actualmente la Orden Trinitaria está dividida en siete provincias religiosas y está presente en Italia, España, Francia, Alemania, Austria, Estados Unidos, Canadá, Méjico, Guatemala, Puerto Rico, Colombia, Brasil, Perú, Bolivia, Chile, Argentina, India, Madagascar, Polonia y Congo.

La Provincia del Espíritu Santo se despliega por España-Sur, Argentina, Chile, Perú y Bolivia. Pertenecen a esta provincia española catorce casas situadas en Andalucía, Castilla-La Mancha, Madrid y Roma.

El apostolado de los religiosos se estructura en tres grandes áreas: la acción educativa en cinco centros escolares con 2200 alumnos, la actividad ministerial en catorce parroquias, once de ellas en barrios marginales o zonas rurales, y la acción pastoral-social en las capellanías de siete centros penitenciarios, en el "Proyecto Hombre", en la emigración, en la asistencia a enfermos y personas ancianas de hospitales o residencias, y en un comedor popular para transeúntes. Desde 1995 esta Provincia está especialmente comprometida en favor de las víctimas de persecución y martirio, colaborando con Amnistía Internacional y otros organismos internacionales en defensa de los derechos humanos. Pertenece a esta provincia trinitaria el Vicariato de América del Sur, compuesto por diez casas, establecidas en Chile, Argentina, Perú y Bolivia, donde se desarrolla una importante labor de evangelización y de promoción social en cárceles, parroquias, colegios, comedores populares y dispensarios.

En Málaga, los Trinitarios desarrollan su labor en la cárcel y en las parroquias de Jesús Obrero y San Pío X de los barrios Palma-Palmilla.

TuentiFacebookTwitter
 

Últimas noticias

Buscar


© 2011 Real, Piadosa y Venerable Hermandad de Culto y Procesión de Nuestro Padre Jesús del Rescate y María Santísima de Gracia
Calle Agua 15, 29012 Málaga ESPAÑA | Tel. y Fax (+34) 952 26 21 42